jueves, 29 de enero de 2015

SOS 4.8: playlist esencial


No sé si os habéis enterado del cartel que se está marcando el SOS 4.8 este año, pero es sinceramente el mejor de sus ocho ediciones. Cuenta con grandísimos internacionales como The National, The Vaccines, Metronomy, Palma Violets y Temples. Tampoco han escatimado en producto patrio exquisito como Los Punsetes, Perro o la revelación que está enamorando al mundo entero, Hinds.

Como sé que sois unos flojos, os he preparado una playlist de lo esencial para que podáis ir haciendo los deberes y lleguéis preparados al festi.

En mis listas, sobra decirlo, no entran ni Dorian ni Supersubmarina, que por algo son mías.

Toda la información sobre las confirmaciones, fechas y abonos, la encontráis aquí.


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Cooncert: la promotora social


"Tío, ¿por qué siempre y solo a Madrid y Barcelona?", "joder, yo iría, pero es que se me va un pastizal", "ojalá viniese Fulanito a tocar a Dondequierasqueviváis".

¿Os imagináis pedir un concierto y que os hagan caso? Pues, eso ya no es ningún sueño, sino una realidad, gracias a la web Cooncert. Por partes: ¿qué es Cooncert? Pues, una de las mejores ideas de la historia para promover la música en directo. 

Se trata de una promotora social, es decir, tú propones un concierto y ellos se ponen en marcha para organizarlo. Bueno, el proceso es un pelín más complicado que eso, aunque sigue siendo muy sencillo: tú solicitas el artista que querrías ver e indicas en qué ciudad y sala, cuánto pagarías la entrada y por qué te gustaría un concierto de dicho artista. Si el equipo de Cooncert lo ve viable, entonces lo publica en su web para que pase a la segunda fase, la de votación. Si tu propuesta consigue el mínimo de votos necesarios, entonces el concierto se hace. Cooncert contacta con el artista, con la sala y se ponen a la venta las entradas correspondientes.

¿No os parece estupendo?

Ahora bien, tenemos un problemilla, y es que de momento están operando en Barcelona, Madrid, Girona, Bilbao, Murcia, Valencia y París (Francia). Pero también tenemos una solución: hacer login en su web (se puede acceder a través de una cuenta de Facebook, sin tener que crear una nueva) y empezar a solicitar conciertos en la ciudad que sea. Cuantas más solicitudes haya, tanto más fácil es que Cooncert empiece a organizar bolos en una localidad. ¡Así que pasad la voz! ¡Contádselo a vuestros amigos! ¡Y a los desconocidos! Es un proceso realmente sencillo y rápido y que podría hacer muy feliz a un huevo de gente.



Sé que muchos diréis que no lo conseguiremos nunca, pero ¿sabéis qué? Cooncert empezó tan solo el año pasado en Barcelona y antes de cumplir su primer aniversario, ya había llegado a otras seis ciudades. Nos toca a nosotros, chavales, es hora de mover el culo y gastar zapatillas disfrutando en los conciertos... al lado de casa.

Ah, que casi lo olvido: Cooncert también ofrece la posibilidad de asistir a las pruebas de sonido, conseguir el disco firmado e incluso conocer al artista en persona.

JUNTOS, NO HAY CONCIERTOS IMPOSIBLES.


lunes, 3 de noviembre de 2014

Hype: Alvvays - Alvvays


¿Que el mercado está saturado de grupos de indie pop que suenan todos iguales? Sí. ¿Que la peña se flipa mucho con cualquier cosa que suene un poco diferente? Pues, también. Así es como Alvvays, quinteto de Toronto, ha ido creando un hype cada vez más y más incontrolable. Y hasta aquí, todo bien. Porque siempre se necesita un poco de aire fresco, en el bochornoso y asfixiante panorama musical que nos rodea. El problema es que la gente se ha vuelto un poco loca del coño.

Su primer trabajo, el homónimo Alvvays, empieza bien y por lo general cumple con lo que uno se espera de un disco de twee pop (ese género que se puso de moda allá por los ochenta y que se caracterizaba por ser dulce e inocentón hasta límites insufribles). Y, fiel a todo lo que el twee pretende ser, la canción "Adult Diversion", ha sido muy bien elegida para abrir el disco por varias razones. Pegadiza y molona, evita caer en una ñoñería nauseabunda gracias a punteos por aquí y por allá y unos sencillos pero eficaces rulos de batería, habla del amor desesperado de quien canta por alguien que, al parecer, ni la nota. Sin embargo, es el segundo corte (y secuela del que he mencionado) el plato fuerte destinado a robar corazones: el ya archiconocido en el mundillo "Archie, Marry Me", que ha ido cautivando masas de país en país. Aquí la protagonista ya ha conseguido el amor que pedía, pero ahora quiere más y el maromo no parece estar dispuesto a dárselo.

Si bien es cierto que los canadienses suenan a absolutamente todo lo que uno se espera de un grupo de indie pop de temáticas románticas y melodías un poco empalagosas, no dejan de lado la experimentación con sintetizadores y caja de ritmos, como en la adorable y armoniosa "One Who Loves You".

El disco sigue en su línea y sin giros, salvo por un tema simplemente precioso: "Party Police". Una dolorosa súplica que la chica le hace a su amado: "no tienes que irte, podrías simplemente quedarte aquí conmigo", dice ella mientras unas preciosas notas de guitarra eléctrica cubren de dramatismo todo el asunto.


Cierra el elepé otra canción muy a destacar y que, talvez, es la que más personalidad propia tiene. Supone una ruptura con un sonido que hasta ahora ha recordado demasiado a grandes predecesores del género (The Pastels, Belle And Sebastian, Best Coast y un poco de The Smiths). Ensoñadora y desgarradora por igual, "Red Planet" se encarga de poner punto y final no solo a este primer trabajo de los canadienses, sino también a la historia de amor de la que se habla en todo el disco.

Es cierto que Alvvays suena a algo que has oído una y mil veces y que todo este hype me parece desmesurado y fuera de lugar, pero también lo es que en su conjunto es un buen trabajo. Un disco que se deja escuchar con facilidad y que consigue cautivarte tras un par de escuchas. Un LP bien hecho, tanto en lo que a letras y meloddías se refiere, como en los deliciosos arreglos que se pueden encontrar en toda su duración. En fin: ¿es algo único e innovador? No. ¿Es bueno? Sí. ¿Es mejorable? Desde luego, mucho. Pero Molly Rankin y los suyos van por buen camino y estoy casi segura de que mis bándalos lo querrán incluir en la lista de lo mejor de 2014.

Hace unos meses me preguntaba que si es posible amar en tiempos indie, y Alvvays me hacen pensar que sí.

Nota: 6.5/10

Escucha el Alvvays en Spotify.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Hairy Nipples para el primer Drunko & Velvet Burger Fest

Ha costado lo suyo, pero parece que al fin quedan atrás los oscuros días de Málaga como destino para turismo de sol y playa. Málaga está creciendo culturalmente y al fin se sienta en el lugar que le corresponde en la mesa de los mayores. Y se lo debemos a aquellas personas que llevan años esforzándose para que eso ocurra. Pero de entre todos que tanto se lo ha currado, quiero destacar dos empresas en concreto, no solo por la calidad de la oferta, sino por la cantidad de la misma: Drunk-O-Rama y Velvet Club (amor infinito y eterno para ambos), representados por el dúo dinámico Dani y Alberto.

El sábado pasado arrancó la segunda temporada del Vermut-O-Rama, una cita mañanera para comer paella en el Drunko y asistir a un concierto en la Velvet (he aquí un videorresumen requete chachi de mi compi de aventuras, Borja). Y puesto que la fórmula papeo + concierto es sinónimo de éxito garantizado, nuestro dúo dinámico ha decidido ir más allá. Es así que renace de sus cenizas el Burger Fest, que el bueno de Alberto ya organizaba en sus años mozos Y sí: hay hamburguesas de por medio.

Aprovechando la inauguración de la nueva sede del Drunko (C/ Comedias, 20), el sábado a las 14:00 nos plantaremos todos ahí para zamparnos una hamburguesa e ir calentando motores. A eso de las 17:00 habrá que cruzar la calle para asistir a los conciertos (sí, sí, en plural) en la Velvet, donde actuarán Hairy Nipples, Termita Y Desastre y Sputnik Veneno.

Pero no acaba aquí, qué va. Como somos muchos y todos diferentes y un poco porculeros, para los que no gusten de alguno de los géneros musicales ofrecidos, también habrá un par de DJs amenizando la tarde en la planta de arriba del Drunko. A ver quién es capaz de quejarse, eh.

Los de Drunko y Velvet son muy fieles su política del bonito, barato y de puta madre y el precio es para morirse de la risa: 5 € la anticipada (¡¡5 eurillos de ná y con zampeo incluido!!) y 7 € en taquilla (sin hamburguesa).
Las entradas ya están a la venta en el Drunko pequeño (C/ Comedias, 15) y, dada la pintaza del evento, dudo que duren mucho más, así que ya podéis ir aligerando.





lunes, 15 de septiembre de 2014

The Killers - Goodnight, Travel Well

Bajé como siempre, pensando que te encontraría y me darías el beso de los buenos días, ese beso que me diste durante 10 años. Pero no estabas. Y de repente recordé que ya no me darías mi beso, que ya no te vería nunca más. Entonces me vino todo a la mente de golpe: la enfermedad, el dolor que se veía en tus ojos y cuando te vi exhalar tu último aliento.

Hacía tiempo que sabía que pasaría, pero ser consciente de algo no te prepara para enfrentarte a ello. Porque cuando amas a alguien con toda tu alma, con cada milímetro de tu ser, saber cuándo será el fin de vuestra relación no te ayuda. Saberlo es como morir lentamente. Es como una roca aplastándote el pecho y una estalagmita perforándote un pulmón. Te quita el aire y lo cambia por dolor.

Te has ido demasiado pronto y me has dejado con demasiadas caricias colgando de los dedos. Demasiados momentos futuros que hubiera querido compartir contigo.

No hay nada que pueda hacer, no hay nada que pueda decir, como dicen The Killers en "Goodnight, Travel Well". Solo puedo recordarte. Pero no débil y cansada por la enfermedad, te recordaré tal y como fuiste durante toda tu vida: uno de los seres más magníficos de este planeta. Te recordaré con tu mirada de no haber roto un plato y tu sonrisa adorable. Te recordaré jugando, saltando, corriendo y te recordaré a mi lado, siempre.



Recordaré la primera vez que nos vimos: tú tenías ya unos 8 meses y eras más guapa que cualquier cachorro recién nacido que he visto jamás. Recordaré que viniste a oliscarme y que en un puñado de segundos nos hicimos amigas para siempre. Y jugamos. Siempre querías jugar. Siempre querías estar conmigo.

Recordaré cómo aprendiste a abrir la puerta para entrar en casa si querías estar con nosotros. Y te recordaré rodear el césped por el camino de baldosas, cuando llovía, porque no querías ensuciarte las patas. Recordaré tus peleas con tu acérrima enemiga, la manguera, Recordaré todas las veces que acudí a ti para contarte lo que me pasaba y recordaré todas las veces que pensé que tenías que estar entendiendo lo que te decía, porque siempre sabías cuándo era el momento de darme un beso.

Recordaré tu mirada al verme cuando volvía después de estar fuera unos meses y que no había manera de que te separaras de mí. Era como si dijeras "no te vayas, no vuelvas a irte, quédate. Quédate conmigo. ¿Te quedas? Porfa, porfa, ¡porfa!". Y recordaré tu mirada cuando me veías arrastrar la maleta hacia la puerta para irme de nuevo. Sabías que esa cosa significaba que no volvería pronto. Sé que lo sabías porque tus ojos hablaban alto y claro. Y a mí se me partía el corazón cuando me mirabas así.

Siempre has sido muy expresiva y creo que también sabías eso: sabías poner caras para camelarte a quien fuera y obtener lo que querías.

Y lo que más recordaré, es aquella vez que me pasé tres semanas en la cama y tú, que no eras más que una cachorrita, venías a verme día tras día. Por aquel entonces tú solo querías jugar, a todas horas. Eras ruidosa e irrequieta... Pero venías a verme: asomabas el hocico con una delicadeza que rozaba la timidez para saber si podías entrar a la habitación, luego te tumbabas a mi lado y de ahí no te movías durante horas. Me acompañabas en la enfermedad, me cuidabas y velabas por mí. ¿Cuántas personas hacen eso? ¿Quién se preocupa por ti solo porque te quiere? ¿Quién te dedica tantas horas sin querer nada a cambio? 

Como decían en Una Pareja De Tres: "un perro no sabría qué hacer con un coche de lujo, una casa o ropa de diseño. Se conforma con un palo empapado o una vieja pelota. A un perro no le importa si eres rico o pobre, inteligente o tonto, si le das tu corazón, te entregará el suyo. ¿De cuánta gente podrías decir eso? ¿Cuánta gente puede hacerte sentir especial y extraordinario?". Y por eso recordaré que así me hacías sentir tú: especial, importante, valiosa.

Nunca habrá otra igual que tú, Kyra. Nunca habrá otra gordota pisiosa de mi corazón. Porque nunca podrá haber otra amiga tan especial, tan perfecta.

Te recordaré por lo que fuiste: uno de los mejores seres que he conocido jamás.

Hay canciones que me encantan pero que querría poder no compartir nunca. No por celos o egoísmo, sino por su significado. Y esta es una de ellas.




Ya no estás, pero siempre estarás. Te quiero, hermanita peluda. 

Buenas noches, que tengas buen viaje.

sábado, 30 de agosto de 2014

Hype: Fink - Looking Too Closely

A todos nos encantan las canciones con letras complejas y cuya riqueza da lugar a fantasías de decenas de escenarios diferentes. Esas que dejan que tu imaginación viaje y se monte su película sobre el tema de la misma. Pero igual de difícil que componer un tema así, lo es hacerlo a la inversa: expresar sentimientos de profundidad abismal vistiéndolos de sencillez.

"Looking Too Closely" pertenece al segundo grupo. 'Esta canción es sobre otra persona, así que no tienes que preocuparte' dice nada más empezar Fink. Pero esta canción sí que va sobre ti, sobre mí, sobre la relación que uno tiene consigo mismo. Habla de esos defectos nuestros que odiamos hasta la obsesión, que despreciamos tanto que nos hacen infelices, que detestamos tanto que duele. Habla de la necesidad de cerrar los ojos a la realidad para poder defendernos del dolor.



'El diablo está justo ahí, en los detalles / No quieres hacerte daño' es la súplica dejada caer como quien no quiere la cosa. Una petición desesperada que intenta camuflarse de seguridad y desinterés. Una imploración a pasar del culo de esa especie de demonio que tenemos adentro y nos empuja a odiarnos y autodestruirnos.

Lo curioso de esta canción es que el galés parece cantarla con cierta indiferencia, como distante, como si tratara de quitarle importancia al asunto o se tratara de una pequeñez. Hasta el minuto 2:02, cuando empiezan a romper los platos de la batería para abrir paso pocos segundos después a una guitarra que se apodera del protagonismo y da fuerza a la canción. Entonces todo se vuelve dolorosamente emotivo.

A mí no me quedan palabras para describir este tema. Creo que he usado demasiadas y demasiado complicadas. Pero, como decía, hacer algo sencillo puede resultar arduo.

Pinchad y enganchaos:

jueves, 31 de julio de 2014

Amar en tiempos indie

Corre el año 2014 y la ternura está más desaparecida en combate que nunca. Somos la generación del sexo deshumanizado y de la condena del romanticismo. Somos la generación del follar por aburrimiento más que por gusto y del descreimiento en las relaciones. Somos la generación de Magaluf y de la sentencia a muerte del amor. 

¿O talvez no?



Es el 30 de julio y estamos en Mountain Veiw (California, Estados Unidos), en un concierto de Arcade Fire de la gira de su álbum Reflektor. Los canadienses están ahí tan tranquilos tocando "Neighborhood #1" cuando de repente algo capta la atención del frontman. Win mira divertido y sonriente hacia un jovenzuelo que está en primera fila, de rodillas delante de una chica, y le alarga su micro. "¡Os quiero chicos! ¡Te quiero Chelsea! ¡Quiero pasar el resto de mi vida contigo! ¡Te quiero!" grita descontrolado el chaval.
El que ha tenido la suerte de verlos en directo sabe que sus espectáculos son inolvidables, pero en este caso los canadienses llegan a la unicidad sin saberlo siquiera.

Puede que, después de todo, amar en tiempos indie sí sea posible.

Aquí tenéis el video de la proposición, amablemente grabado por Gerald el cotillo, para que os emocionéis también: