lunes, 24 de marzo de 2014

Fever, el nuevo temarraco de The Black Keys

¡Vuelven The Black Keys! Y lo hacen como solo ellos podrían hacerlo: partiendo la pana.




Desde aquel regalazo llamado El Camino, allá por 2011, más de uno nos hemos quedado con ganas de más y preguntándonos cuándo nos darían nuevo material. Pues, el pasado viernes nos llegó la respuesta... ¡A través de Mike Tyson! No, no, no se trata de un extraño caso de homonimia, el ex boxeador publicó en su Twitter dos sencillas palabras Turn Blue, seguidas por un enlace a YouTube. Y hasta aquí hemos llegado. 

¿Quién no odia el lunes? Vale, seguro que hay algún rarito leyendo, pero no es la norma. Sin embargo, este es un lunes cojonudo gracias al dúo estadounidense. Una canción quizás más accesible que cualquier otra, pero que le den al que rechaza todo lo que sea accesible solo porque lo es.
A mí, "Fever" me parece un temarraco. Es pegadizo, bailable y tiene algo que hace que tengas ganas de mambo, no sé si me explico.

Los amiguitos de Bandalismo han sido súper rápidos (porque molan un huevo, que lo sepáis) y ya tienen la entrada correspondiente. Podéis escuchar la canción en su página web pinchando aquí.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Foster The People - Supermodel: escalando la montaña de lo absurdo



No es que esté pasando del blog, es que está habiendo poco de lo que hablar a nivel musical. Y ya sabéis lo que se dice: si no tienes nada interesante que decir, más vale que cierres el pico y no digas idioteces, o te vayas al Twitter. Algo así era.

Total, lo que yo estaba esperando era algo contundente, como por ejemplo Supermodel de Foster The People. Sí, porque su primer LP no fue malo (casi la mitad de las canciones iban de "bien" a "eh, mola") y el adelanto de este segundo álbum, "Coming Of Age", tenía buena pinta. El típico ritmo pegadizo que no da más de sí pero consigue molarnos a todo quisqui. Y parecía que FTP entrarían por la puerta grande del indie pop con este segundo trabajo.

Así que allá voy yo, expectante y deseosa de ver qué gran evolución nos ofrecerán los de Mark Foster. El primer tema "Are What You Want To Be?" emociona. Tiene un algo que recuerda vagamente a sonidos africanos, mezclados con una copia un tanto mediocre de Vampire Weekend. Pero aún así, es guay. "Ask Yourself" cambia totalmente de registro y vuelve a un pop-rock más clásico; también destacan sus coros. Y de "Coming Of Age" ya os he hablado. "Nevermind" (nada que ver con Nirvana, no os hagáis ilusiones) me ha gustado mucho. Es un mediotiempo con un toque latino, batería en segundo plano muy ingeniosa y más coros molones. Un buen comienzo.




Pero a partir de ahí es el caos más total y absoluto. Una escalada a la montaña del non-sense y lo absurdo. Desde una especie de mediotiempo hard rock, con coros hechos por personas con un claro dolor de barriga y con la participación desde el más allá de uno de los hermanos Gibbs (si no sabéis quiénes fueron, no pasa nada: Dios tiene un castigo especial para vosotros). Y entonces volvemos a la disco pop con "Best Fiend". Supongo que Foster tenía temas por ahí guardados y decidió reutilizarlos sin complicarse más la existencia.

Las siguientes canciones son "Me Aburro" y "Me Aburro Aún Más Aunque Durante La Canción Anterior Pensaba Que Aburrirse Más Sería Imposible". Vale, puede que los títulos no fueran exactamente esos, pero la esencia sí lo es.

Que a lo mejor soy estúpida yo, pero después de haber escuchado el disco entero cinco malditas veces, sigo sin ver la lógica de todo esto. Es peor que querer ver una obra maestra en "Amélie". Ésa era una pardilla idiota y entrometida y la película no tiene ningún sentido, pero os habéis dejado convencer de que todo lo que no tiene ninguna explicación, en realidad sí la tiene. Rollos filósoficos, psicológicos, sociológicos y bla, bla, bla. Panda de crédulos.

Pero bueno, que me lío y no avanzo. Que eso, que por si el álbum no había llegado ya a ser un "¿pero qué coño?", ahí va Foster con "The Truth". Y LO SIENTO, PERO POR MÁS QUE LO INTENTE NO SÉ QUÉ ES O QUÉ PRETENDE SER. Creo que es una canción dubstep lenta y un poco penosa. 

Justo cuando creía que ya no podría haber más incongruencias, nuestros impredecibles FTP me hacen un "¡ZAS! ¡EN TODA LA BOCA!" y cierran su espantoso trabajo con una canción que personalmente sí me gusta: "Fire Escape", una balada acústica adorable y que fácilmente os enamorará.


El pasado 31 de diciembre la banda tuiteaba "hemos vuelto" y me pregunto yo que por qué no se quedaron quietecitos en sus casas escuchando un poco más lo que estaban escribiendo. Supermodel es aburrido, plano, raro en el mal sentido y en definitiva es un coñazo casi insufrible. Parece un revuelto de canciones disco pop de los 90, música de animación de hotel de esa misma época y versiones rarunas de Abba, Survivor y Scissor Sisters. Pero podría ser peor, podría ser un disco de Dorian. 

Para los que no me creen, los que son como Santo Tomás o los que disfrutan haciéndose daño a sí mismos, aquí está este tedio llamado Supermodel:



Nota: 4.5/10

¿Mi consejo? Poneos Lost In The Dream, lo último de The War On Drugs.

lunes, 3 de marzo de 2014

¿¿Que L.A. son de Mallorca??


Hacía mucho tiempo que buscaba algún grupo que no conociera y que me enganchara. Desafortunadamente, no encontré ninguno después de Temples (es decir, desde agosto 2013). Hasta la semana pasada. 

Como sabréis, Málaga se ha subido al carro de los festivales de música independiente (¡gracias, Señor!). Me puse a mirar el cartel confirmado hasta ahora y vi a unos tales L.A.. El nombre me sonaba de haberlo visto en algún sitio, pero nunca me paré a escucharlos. A cosas hechas, os puedo asegurar que he sido una gilipollas.

Me los puse en Deezer y empecé por el final, es decir, por canciones de su último álbum. Arranqué con "Dualize", del homónimo LP, y me moló. Mucho. Como no sabía absolutamente nada de la banda, pensé que se tratara de un grupo de Estados Unidos. El estilo musical es claramente de ahí y el acento, os lo aseguro, es totalmente creíble. ¡Hasta las pintas que tienen parecen de estadounidenses! Pero en realidad son mallorquines.

No sé si os lo dije alguna vez, pero durante muchos años le tuve una tirria considerable a la música independiente española. Porque a J no se le entendía cuando cantaba, porque Sr. Chinarro era demasiado oscuro y lo-fi para mi gusto y porque todos los que vinieron después eran poco más que una copia mal lograda de éstos. Encima, esa manera de cantar a lo noise que tienen, consiguiendo solo que parezca que están constantemente asqueados, incluso cuando le cantan al amor. Las cosas han cambiado. Al menos por lo que respecta a Los Planetas y a Sr. Chinarro. Gente como Lori Meyers o Vetusta Morla siguen pareciéndome de lo peorcito. El día en que cambie de opinión, me tragaré encantada todas y cada una de mis palabras. Sin embargo, pese a mis repetidos esfuerzos, ese día aún no ha llegado.

L.A., sin embargo, han querido alejarse del sonido tan típico y muchas veces demasiado monótono del indie pop rock patrio. No me deseéis el mal: sabéis que es así, mamarrachos.

Los de Mallorca empezaron con Heavenly Hell, que es un disco muy popero y de ritmo contagioso. Es el típico pop rock estadounidense de toda la vida, pero sin caer en el un sonido más propio de una banda de instituto. "Crystal Clear", "Perfect Combination" o "Microphones And Medicines" podrían incluirse muy tranquilamente en una película de Hollywood. "Elizabeth" es de las que en un concierto te hace canturrear "ooooooh - ooooooh - ooooooh" en cuanto haya un hueco. Personalmente, me encanta "Evening Love", que juguetea con una música disco muy setentera. Un disco muy fácil de escuchar... en bucle, hasta volverte majara. ¿La única pega? No me queda claro qué hace ahí en medio "Pain Relieving", que no pega nadita con el resto del álbum. 



Siguen con el EP Slnt Film, con un sonido más evolucionado, más adulto. No os perdáis "Over And Over", "Older" y "Hangin' On a Wire". ¡Melodías románticas dónde las haya! Hasta el acento mejora con respecto al primer trabajo. Una evolución genial en todos los aspectos.


Y finalmente aquí estamos con Dualize, su último trabajo en el que todo es mucho mejor que nunca. El acento da todo el pego, el estilo es más unificado y las melodías se han alejado un poco del pop para aceercarse al folk estadounidense. El álbum entero es de los que se suele decir que están que te cagas. La batería está siempre muy presente, la guitarra tiene sus momentos de protagonismo en los puntos más oportunos, los sintetizadores son tan suaves que apenas se nota que están ahí, aunque sin ellos nada sería lo mismo. Las letras también han visto una evolución considerable, ahora son más profundas y, al fin, muy íntimas. El trío inicial "Dualize", "Oh Why?" y "Rebel" está lleno de sentimiento y dan la sensación de que el que protagonista quiere luchar y sigue teniendo esperanzas. Pero "Pictures On The Wall" echa todo abajo: una gema preciosa en la que reina la melancolía y que es quizás mi favorita en absoluto de este disco. Me resulta muy difícil elegir canciones a recomendar de un álbum que es una maldita hermosura, pero me limitaré a dos más: "Under Radar" y "All Those Silences".


L.A. usan recursos típicos de varios estilos de rock y quizás me diréis que no son muy innovadores. Pero entre tanta innovación, tanto experimento y tanta competición para ver quién hace la música más rarita, estoy que pego saltitos cada vez que encuentro algo como L.A., que me recuerda por qué hace más de 20 años que escucho música rock.