sábado, 30 de agosto de 2014

Hype: Fink - Looking Too Closely

A todos nos encantan las canciones con letras complejas y cuya riqueza da lugar a fantasías de decenas de escenarios diferentes. Esas que dejan que tu imaginación viaje y se monte su película sobre el tema de la misma. Pero igual de difícil que componer un tema así, lo es hacerlo a la inversa: expresar sentimientos de profundidad abismal vistiéndolos de sencillez.

"Looking Too Closely" pertenece al segundo grupo. 'Esta canción es sobre otra persona, así que no tienes que preocuparte' dice nada más empezar Fink. Pero esta canción sí que va sobre ti, sobre mí, sobre la relación que uno tiene consigo mismo. Habla de esos defectos nuestros que odiamos hasta la obsesión, que despreciamos tanto que nos hacen infelices, que detestamos tanto que duele. Habla de la necesidad de cerrar los ojos a la realidad para poder defendernos del dolor.



'El diablo está justo ahí, en los detalles / No quieres hacerte daño' es la súplica dejada caer como quien no quiere la cosa. Una petición desesperada que intenta camuflarse de seguridad y desinterés. Una imploración a pasar del culo de esa especie de demonio que tenemos adentro y nos empuja a odiarnos y autodestruirnos.

Lo curioso de esta canción es que el galés parece cantarla con cierta indiferencia, como distante, como si tratara de quitarle importancia al asunto o se tratara de una pequeñez. Hasta el minuto 2:02, cuando empiezan a romper los platos de la batería para abrir paso pocos segundos después a una guitarra que se apodera del protagonismo y da fuerza a la canción. Entonces todo se vuelve dolorosamente emotivo.

A mí no me quedan palabras para describir este tema. Creo que he usado demasiadas y demasiado complicadas. Pero, como decía, hacer algo sencillo puede resultar arduo.

Pinchad y enganchaos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario